Cómo conseguir el mejor afeitado

Bueno señores, antes de que saltéis directamente a los comentarios y nos enzarcemos en un encendido debate acerca de cómo conseguir realmente el mejor afeitado del mundo, tomémonos unos segundos para clarificar algunas cosas. Hay muchísimas formas de conseguir diferentes tipos de afeitado. Algunos prefieren las maquinas eléctricas, otros las navajas barberas, mientras que yo me decanto por las cuchillas de afeitar, por ejemplo. Algunos utilizan geles de afeitado y otros prefieren el jabón.

Por si esto fuera poco, cada persona tiene además diferentes tipos de de piel y vello, lo que significa que cada hombre diferentes preferencias en cuanto a métodos y productos. Así que no nos la cojamos con papel de fumar y tomémonos esta entrada como lo que es. Una recopilación de técnicas y trucos para conseguir el afeitado más apurado, al final del día todo dependerá de vosotros.

De todas formas, aquí tenéis algunos consejos para conseguir el mejor afeitado posible

Es conveniente invertir dinero y probar diferentes productos

Si estas decidido realmente a conseguir el mejor afeitado para tu cara, deberás probar diferentes productos. Cuchillas, máquinas, jabones, cremas, hojas, brochas y aftersaves. Tranquilo, no tienes que salir corriendo a comprar un montón de cosas ahora mismo.

Sin embargo, a medida que avances en tu técnica de afeitado, conviene que pruebas nuevas cuchillas, que compres una nueva brocha que este en oferta. Consulta los foros para ver que están usando los demás y busca algún chollo, hay muchas formas de probar nuevos productos como comprar muestras de hojas de doble filo ¡De esta forma podrás probar una buena cantidad de productos a un precio realmente económico!

De la misma manera, no compres el producto más caro que veas. Lo más caro no significa forzosamente de mayor calidad. Existen algunas compañías como Truefitt & Hill que realizan herramientas excepcionales a un precio muy alto, aunque también ha y marcas que tienen productos muy buenos en un rango de precio asequible como la Edwin Jagger DE89L.

Prueba una maquina de afeitar clásica

Si estás iniciándote en el arte del afeitado manual, o si estás pensando en hacerlo, prueba una cuchilla de afeitar. Existen una gran variedad de modelos. Por un lado tenemos las máquinas eléctricas, que son muy rápidas y súper fáciles de usar, aunque no se consigue un apurado muy bueno. En el lado opuesto, tenemos las navajas barberas, con las que consigues un apurado increíble, aunque su curva de aprendizaje es muy larga.

Las maquinillas de afeitar se encuentran en el término medio. Con ellas puedes conseguir un buen apurado, con una experiencia de afeitado muy cómoda y son relativamente sencillas de usar, si las comparamos con las navajas barberas. Además, tienen un estilo muy masculino y molan un montón.

La mayoría de las cuchillas de afeitar tienen un acabado plateado cromado, ya que los fabricantes entienden que su estética es uno de los factores de compra, por lo tienen una apariencia magnifica.

Tampoco hay que sacrificar esa sensación clásica. Las navajas barberas sobreviven desde hace siglos, convirtiéndose en artesanales obras de arte, su tacto y técnica es un añadido a la experiencia de afeitado.

Consigue una buena brocha de afeitar

Una buena brocha es una herramienta esencial, es con lo que se consigue una buena espuma, y también es con lo que vas a frotar tu cara. Las brochas pueden ser traicioneras, si nunca has usado una es prácticamente imposible saber cómo te sentirás.

Para hacerte una idea, realiza esta simple prueba: ¿Qué tipo de toallas prefieres? ¿Te gustan las toallas esponjosas y suaves que se deslizan sobre tu piel? O por el contrario ¿Prefieres las toallas más ásperas? Personalmente, siempre he preferido las toallas ásperas, por lo que no es una sorpresa que mi brocha de afeitar preferida sean las que tienen las cerdas más duras. Me encanta sentir como levanta el pelo, es como un masaje facial

Antes de comprar una brocha de afeitado, deberías de familiarizarte con los diferentes tipos de cerdas. Puedes leerlo en nuestro artículo en el que comparamos diferentes brochas, aunque si quieres una recomendación personal y no te importa invertir un poquito más, es imposible equivocarse con la brocha de afeitar Simpson

Utiliza un buen jabón (o crema) de afeitar

La tercera parte de la sagrada trinidad del afeitado. Cuchilla, brocha y jabón. Los jabones de afeitar están fabricados con grasas y otros productos químicos, por lo que aquel que mejor se ajuste a ti dependerá de tu tipo de piel. Si estás indeciso en lo referente a que jabón elegir, deberías de comprarlos en base a la cantidad de glicerina que tengan.

La glicerina es un ingrediente común en la mayoría de productos cosméticos y el jabón de afeitar no es una excepción. Si tienes una piel seca, compra un producto con más glicerina. Si tu piel es grasa, la cantidad de glicerina deberá de ser menor. También puedes comprar jabón de triple molido que no contienen glicerina.

Otro aspecto que deberías cuidar es el del aroma. Las fragancias juegan un papel fundamental a la hora de disfrutar del proceso de afeitado, el olor de tu jabón de afeitar debería de ser una decisión tan grande como la de que colonia elegir, y no debería de ser tomada a la ligera. Aquí tenéis dos de mis favoritas.

Disfruta de la experiencia

Lo hemos dicho una vez y lo repetiremos mil veces más. El proceso de afeitado consiste en la experiencia, no la descuides. Mímate, relájate, no te afeites con prisas. El proceso de afeitarse debería de ser una rutina increíble de la que disfrutar y no una simple tarea doméstica.

En mi caso, disfruto afeitándome cuando estoy solo en casa, me tomo una taza de café, pongo alguna de mis listas de música preferidas en el móvil. Realizo todo el proceso de forma lenta y metódica, intentando olvidarme de las cosas que me preocupan. Se convierte en un rato genial en el que puedo relajarme y disfrutar. ¡Amate a ti mismo, amigo mío!

Pero cuando todo falla

Ve a la peluquería, o al barbero. De verdad, no hay nada malo en ello, incluso si te encanta afeitarte y eres bueno, merece la pena ir a la barbería de vez en cuando y que te afeite un profesional. Es una experiencia completamente diferente y probablemente aprendáis un par de trucos.

¿Tenéis algún truco para conseguir el mejor afeitado? ¡Házmelo saber en los comentarios!