Crema de afeitar y jabón, ventajas y desventajas

Es uno de los primeros debates, más antiguo que el del huevo o la gallina: Crema vs jabón de afeitar. Es difícil saber cuál escoger, especialmente si eres novato en esto del afeitado manual. Cada uno de ellos tiene sus propias ventajas y desventajas. Por supuesto que, como en la mayoría de las decisiones con respecto al afeitado, al final todo depende de las decisiones personales. Nosotros también tenemos una preferencia, preferimos un afeitado más tradicional, por lo que nos decantamos por el jabón. Pero ¡vaya! La vida y cara de cada uno es diferente

Un apunte sobre el jabón de afeitar

La mayoría de las personas que utilizan cuchilla o navaja de afeitar prefieren el jabón. No paramos de repetirlo en nuestros artículos: Afeitarse es una experiencia y usar la brocha de afeitar y el jabón enriquece dicha experiencia. Es como beber un Chivas Regal en un vaso de plástico o de cristal; aunque el whisky esta bueno en ambos casos, en el segundo la experiencia es mucho más gratificante.

Las ventajas del jabón de afeitar

Con los jabones de afeitar obtenemos generalmente una espuma más mullida y espesa, que crea una mayor zona de protección entre la cuchilla y nuestra cara. También facilitan que la cuchilla se deslice más rápidamente, con mayor facilidad y de una forma mucho más fluida sobre la piel.

El jabón de afeitar también te permite controlar mejor todo el proceso. De principio a fin dominas la espuma, es casi como cocinar. Gracias a la fuerza y el tiempo que batas el jabón, puedes crear exactamente el tipo de espuma que te guste. Controlas el espesor, el volumen y la aireación. Es cierto que para conseguir la espuma perfecta es necesario tener experiencia, algo que no llega de la noche a la mañana. Por lo tanto, si sois novatos en esto del afeitado manual, encontrar un buen jabón de afeitar que se adapte a tus necesidades y aprender a usarlo es probable que os lleve algún tiempo. Este nivel de control hará que disfrutéis de la experiencia pero, una vez más, os llevará tiempo y experiencia.

Si nos fijamos en los términos económicos, el jabón de afeitar tiene un coste mucho más efectivo. Las cremas son básicamente jabón convertido en espuma, por lo que estas comprando algo que ya ha sido procesado. En el caso del jabón lo tendremos que preparar nosotros mismos, por lo que nos durará mucho más que una crema de afeitar.

Finalmente, afeitarse con jabón es más elegante. Es parte de la experiencia que defendemos en Cuchillas de afeitar.org Cuando usas jabón de afeitar hay una sensación de satisfacción, de masculinidad, en colocar el jabón en una taza de afeitado, coger tu brocha de pelo de tejón y conseguir la espuma perfecta, algo que hace que te sientas todo un “gentleman.” No hace falta decir que es una experiencia muy diferente a rociarte la cara con espuma desde una lata.

Tipos de Jabón de afeitar

Básicamente existen dos tipos de jabón: los de glicerina y los de triple molido. Cada uno de ellos se comportan de manera diferente y, una vez más, es cuestión de preferencias.

  • Jabones de glicerina. Estos jabones contienen, como ya habréis podido imaginar, glicerina, un componente que se encuentra tanto en las grasas como en los aceites vegetales. Normalmente no sufren el proceso de molido, por lo que parte del jabón está compuesto por agua. Adicionalmente, debido a la composición molecular de los jabones de glicerina, la mayoría son transparentes. Normalmente son más baratos, pero no os duraran demasiado. Tienen un fuerte aroma, por lo que algunos de ellos se fabrican con fragancias. ¡Algunos de mis amigos usan jabones de glicerina en lugar de colonia!
  • Jabones molidos. El proceso utilizado para realizar estos jabones consiste en utilizar un molino para moler, calentar y enfriar el jabón de afeitar. Este proceso se usa normalmente con jabones de sebo o vegetales. El molido los endurece, se les puede añadir colores y fragancias, y por último se le extrae el agua. Como seguro que habéis adivinado, los jabones de triple molido pasan por este proceso tres veces. Cuando sale del molino por tercera vez, el jabón es duro, con una textura muy diferente a la de los jabones de glicerina, mucho más blandos. Este tipo de jabón dura muchísimo más, aunque no son tan aromáticos.

Si estás interesado en comprar un buen jabón de afeitar, aquí tienes algunas opciones

Las ventajas de la crema de afeitar

Las cremas de afeitar son básicamente jabones que has sufrido un proceso de emulsión con agua, aireadas y batidas hasta conseguir espuma. Por lo tanto, es mucho más lógico pensar que las cremas son más convenientes que los jabones. Solo tienes que comprar un tubo (no te recomiendo nada que salga de una lata) Las cremas de afeitar también tienden a ofrecer una mayor protección, por lo que es una de las espumas preferidas de aquellos que se afeitan con cuchilla de afeitar.

Tipos de cremas de afeitar

Existen tres tipos de cremas de afeitar: tradicional, presurizada y gel de afeitar. Al igual que los jabones de afeitar, cada una de ellas tiene sus ventajas y desventajas, por lo que si quieres usar una crema, necesitaras probar unas cuantas para comprobar cuál te gusta más

  • Crema de afeitado tradicional. Este tipo de crema es un jabón convertido en espuma que añade hidróxido de potasio a sus componentes, esto hace que sea más fácil su disolución en agua y que pueda guardarse en un estado cremoso
  • Crema de afeitar presurizada. La crema de afeitar presurizada fue un invento de los años 50, una época en la que todo se quería meter en lata, de verdad, en aquellos tiempos enlataban todo y la crema de afeitar no fue una excepción. El producto se encuentra envasado en un aerosol presurizado. Esta crema de afeitar dura poco y se desperdicia bastante, pero su rapidez y comodidad hace que la gente la siga consumiendo.
  • Gel de afeitado. Es imposible no ver estos geles en los centros comerciales, principalmente porque tienen unas campañas de marketing espectaculares ¡Compra la Super Hydro Action Impact Man Gel! La mayoría de los que nos afeitamos con cuchilla nos mantenemos alejados de los geles de afeitar, algunas señoritas prefieren usarlos, porque son muy convenientes y no es necesaria una brocha para aplicarlos

Si quieres probar una buena crema de afeitar aquí tienes algunas de nuestras favoritas

Conclusión

¿Cuál es la respuesta al debate entre crema y jabón de afeitar? Realmente la única forma de averiguarlo es probar de todo para comprobar que es lo que se ajusta a tu rostro y a tu ritmo de vida. Por nuestra parte, lo tenemos claro. Preferimos el jabón de afeitar, es mucho más divertido